Kuitólil | El merolico confinado


Por Sebastián Ramírez, Norteatro.


El merolico confinado, de la compañía Efe Tres Teatro de la Ciudad de México, codirigido por Fernando Memije y asistido por Ana Lilia Herrera, se presentó en la segunda función de este viernes 4 de diciembre. Un solo actor, Fernando Villa, quien también fue director, es capaz de llevar a la puesta en pantalla dos entremeses polifónicos del clásico español, Miguel de Cervantes: Los habladores y La cueva de Salamanca. El trabajo actoral se vale de efectos que le cambian el rostro al protagonista (una mujer, un hombre con un monóculo o un bebé); así como de una plataforma de videollamada y diferentes tomas (hasta seis cámaras), cada una para un personaje distinto, e incluso una séptima para que el espectador lo corrobore. Para un público mayor de 10 años, El merolico confinado expone no un mensaje aleccionador, sino uno lúdico. Fernando Villa, quien realizó la enorme empresa de representar tantos personajes, condensa la necesidad del juego, del divertimento y la posibilidad de la creación a través de lo que ronda en nuestras manos: la tecnología y las posibilidades de sus funciones. Asimismo, debe señalarse que, aunque no hay descanso entre roles, el actor no permite la mezcla de psicologías y consigue expresar la idiosincrasia de cada figura representada. De este modo, Efe Tres Teatro utiliza las reglas o convenciones de “la nueva normalidad” como una libertad inédita. ¿Qué reglas? La sana distancia, el aislamiento y la limitación/expansión tecnológica al servicio de la teatralidad. El merolico confinado resulta una invitación a ser “otro”, a ponerse en los zapatos de hombres y mujeres, a saber cuándo y qué hablar y a divertirse con (y a pesar de) las restricciones.

42 vistas