Un jardín que suscita encuentros y miradas


I.

¿Qué significa construir?

¿Qué significa habitar?

Evocar es también percibir una transformación.


II.

Las personas que tenemos la suerte de contar con un jardín sabemos que el cultivar implica una relación estrecha del espacio con su realidad circundante durante un periodo de tiempo que en la mayoría de las veces es largo: hay que observar los cambios del clima, remover la tierra, abonarla, quitar la hierba, todo esto con el fin de atravesarla, de mejorarla a ella y a sus accidentes de origen para que sea fecunda, se multiplique y así construir un paisaje.

Es un compromiso a largo plazo.


III.

El Teatro Polivalente cumple cinco años y en este tiempo ha cultivado relaciones no solo con el espacio físico sino también con las relaciones humanas. En estos cinco años ha atravesado su tierra. Atravesar es un verbo transitivo que implica el pasar de un lado a otro de una cosa y eso de ser transitivo tiene que ver también con ―la duración en― el tiempo. En estos años de “atravesar”, el Polivalente ha surcado, horadado, recorrido, cruzado, su propia tierra volviéndose un lugar que construye espacios y paisajes. Es decir, ha dejado de ser solo un edificio para convertirse en un jardín que suscita encuentros y miradas. Paisajes.


IV.

Evoco ahora algunas geografías de lo singular que me han tocado mirar-vivir-contar en este jardín:

Una ballena atravesando el mar.

Una montaña de papel triturado que entretejida se vuelve un tapiz de sentimientos de la nación.

Un venado pintado de amarillo.

Un equilibrio sostenido al borde del abismo.

Un cuerpo en caída libre.


V.

¡Larga vida al Polivalente y a todas las personas que lo han construido y cultivado!


Sandra Muñoz

Actriz, directora y gestora | Tampico, Tamaulipas


21 vistas